El Ayuntamiento

En su interior acoge un importante Archivo Municipal con documentación desde el siglo XVI. La construcción que nos ha llegado es el producto de diversas épocas y varias remodelaciones. La obra más espectacular es la fachada con pórtico, obra de mediados del siglo XVI. Lo más característico de este tipo de arquitectura civil es el empleo de arcos escarzanos sobre columnas toscanas de escasa altura o pilastras adosadas. En el piso superior se abre una puerta-ventana en el centro y dos ventanas resaltadas con alféizar. La obra se construye en mampostería salvo la zona inmediata a los arcos y los demás vanos y esquinales. También es de esta época la portada bajo el soportal. En 1813 y 1823 el edificio sufrió graves desperfectos por haber alojado sucesivamente a tropas españolas y francesas en los distintos asedios a la ciudad de Santander. A mediados del siglo XIX, el edificio albergaba también al mesón, la posada y el calabozo.

A finales del siglo XIX fue reformado en profundidad. De esta época es la escalera nueva y la remodelación de esa área que incluía una pared para separar la cuadra de la escalera, una claraboya para iluminarla, así como la reforma del techo, el suelo y el tejado. En el exterior se conservaban algunas inscripciones, como dos víctores de madera (ambos hoy en el interior del edificio).

A finales del siglo XX, el edificio ha sido reformado ampliamente, como se puede ver en las fachadas laterales y la distribución interior. En un lateral se colocó el escudo del Ayuntamiento, y en una esquina un reloj de sol con la inscripción AÑO DE 1763.

Época

Edificio del siglo XVI

Arquitectura

Fachada con estructura monumental que aún conserva un soportal del siglo XVI

Uso Actual

Hace las veces de ayuntamiento, archivo documental y centro social.